A mediados de junio, la panadería artesanal y cafetería Pantiaguina abrió su nuevo local en un rinconcito de Ñuñoa, llamando inmediatamente la atención de los vecinos, que cada mañana optan por desayunar en este lugar o pasan para llevarse una torta o comprar sus deliciosos panes elaborados de masa madre, un fermento compuesto de harina y agua que no contiene ningún tipo de levadura añadida.

“Lo primero que les llamó la atención a los vecinos del sector es que tenemos pan fresco tres veces al día: en la mañana tipo 7:30, se llevan el pan para desayunar; luego a media tarde y a las 7 de la tarde antes de cerrar, para la oncesita”, cuenta Sandra Jorquera, dueña de Pantiaguina. Lo segundo, agrega, es su cálido ambiente: paredes de tonos  grises mezcladas con decoración estilo piedra y madera, que los hacen sentir como en un café europeo.

La estrella acá, son los panes de masa madre, que poseen un proceso de levado sin aditivos y que tardan entre cuatro y cinco horas en fermentar.  El más vendido es el pan integral con salvado, harina integral y multicereal, ideal para veganos, ya que no usa grasa animal. Pero además de internarse en el popular mundo de la panadería artesanal con masa madre, que ha tomado vuelo los últimos años, esta panadería también rescata preparaciones claves del recetario panadero chileno: hallullas, marraquetas y dobladitas son horneadas, con la diferencia de que se utiliza la masa madre y ninguna levadura.

El portafolio más internacional incluye baguettes, ciabattas, pan de tipo campo, entre otros. Si el panadero está inspirado, puede que encuentres otras variedades especiales como pan de betarraga integral, pan toscano con aceituna y cebolla,  pan de tomate con orégano o de nueces con vino, entre otras delicias.

Junto al pan, el fuerte acá es el café: utilizan Segafredo para sus capuccinos, lattes y por estos días también el café helado. Ya que muchos veganos visitan el local, existen las opciones de leche de almendras o de soya.  En la misma onda natural, también cuentan con una línea de té de hojas, orgánico y té de sabores preparados por una experta en té.

La línea de pastelería también es artesanal,  para lo cual están asociadas con ex alumnas del Culinary y la pastelería Isabel Católica. En su mesón encuentras una amplia variedad de alfajores, galletas, tartas, tortas y pies , entre los que destacan la Tarta de Manjar Coco, la Torta de Zanahoria y el Brownie relleno de manjar suizo, ideales para acompañar de un café premium por las tardes. También cuentan con tortas sin gluten, dando así cabida a las distintas tendencias de alimentación que existen en la actualidad.

A diferencia del anterior local ubicado en Gerónimo de Alderete – y a pedido de los vecinos y empresarios del sector-  se añadió  a los desayunos y onces un menú casero a la hora de almuerzo, el que incluye entrada (sopa en invierno y ensalada en verano), plato de fondo, postre, agua saborizada y  una canasta degustación de panes y grissinis ($6.500). Platos como charquicán, lentejas, cazuela de ave, leche asada, sémola con vino tinto entre otros , que te hacen sentir como en casa. También ofrecen productos horneados, como quiches, tartas y lasañas.

Otra de las novedades de su menú son las pizzas de masa madre, que han sido todo un éxito.  De masa delgada, van desde los $6.500 a los $8.500 y miden aproximadamente 30 centímetros ( ideales para compartir). Hay de cuatro variedades: Vegetariana (lleva tomate cherry confitado, zapallo italiana, champiñones, cebolla  y tradicional mozzarella); de Jamón Serrano con mozarella; de Jamón y la de la casa, la Pantiaguina ( lleva queso mantecoso, mozarella, cebolla caramelizada, y merkén ). Pizzas livianas, con el menor aditivo posible, y elaboradas con ingredientes naturales y que encuentra en los vegetales de la pizza Vegetariana un excelente ejemplo de lo deliciosa que puede ser la comida cuando los ingredientes simples son manejado con maestría.

Junto a las pizzas, también han causado sensación los sándwiches: tú eliges el pan y puede rellenarlo, por ejemplo, con carne mechada, cebolla caramelizada y queso mantecoso. También está el de pollo, que lleva pollo asado, palta y tomate.  De todos, el más pedido es el Sándwich de Queso de Cabra en pan integral o en ciabatta, que lleva  queso de Ovalle, tomate confitado y rúcula.  De hecho, hay  gente que viene hasta tres veces a la semana a Pantiaguina por este sándwich, en especial ahora en la época primaveral.

Ortúzar 302, Ñuñoa, Región Metropolitana

Abierto de lunes a domingo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*