Como ha sido habitual en vísperas de Fiestas Patrias, el Círculo de Cronistas Gastronómicos de Chile realizó una evaluación de las empanadas chilenas -de pino y horneadas- que se ofrecen en distintos sectores de la capital. La degustación a ciegas, es decir, sin tener a la vista los nombres sus fabricantes o proveedores, se efectuó en Espacio Gastronómico del chef Guillermo Rodríguez, en las mejores condiciones de servicio. Comprendió más de medio centenar de empanadas compradas en locales establecidos, como panaderías, amasanderías y supermercados de comunas de la Región Metropolitana.

“La versión 2019 del concurso Mejor Empanada Chilena marcó una gran diferencia con el ingreso de nuevas marcas repartidas en las diferentes comunas de Santiago entregando un nivel de calidad superior”, señaló Patricio Rojas, presidente de la agrupación.

La comisión de cata de este decimosexto Concurso de Empanada Chilena del Gran Santiago estuvo formada por los cronistas Darío Córdova, Patricio Rojas, Alejandro Mery, Macarena Achurra, Loreto Gatica, Pilar Larraín, Karla Berndt y Pilar Hurtado. Las empanadas fueron calificadas dentro de una escala de 1 a 7, atendiendo a la calidad de los ingredientes –tanto de la masa como del pino− y al aspecto general de cada producto.

Acompañaron en esta oportunidad la degustación Gato Típico Chileno y Pisco Mistral.

Las mejores del 2019
A continuación se detallan las mejores empanadas que recibieron la más alta puntuación:

1.- La Punta, Avda. Manquehue Norte 1.910, Vitacura (Tel.: +562 2 954 0287)
2.- La Flor, Simón Bolívar 3116, Ñuñoa (Tel.: +562 3250 9164)
3.- San Luis, Manuel Montt 2283, Ñuñoa
4.- Prem (ex Bokato), Eliodoro Yáñez 2209, Providencia
5. La Mendez, Av. Las Condes 9571, Las Condes
6.- Cardamomo, Juan Enrique Concha 435, Ñuñoa
7.- La Tranquera, Av. Italia 1294, Providencia
8.- Da Dino, Av. Apoquindo 4228, Las Condes
9.- Panificadora Tobalaba, Av. Tobalaba 2101, Providencia
10.- El Remanso, Andalién 7330, La Florida

Éstos son los criterios de cata

Masa:
Delgada, suave, consistente, ligeramente quebradiza (pero no seca ni que se desarme a la primera mordida), con suficiente manteca (ojalá animal), pliegues proporcionados (no toscos ni excesivamente gruesos); bien horneada (doradita, no quemada), sin sectores crudos.

Pino:
Guisado jugoso, generoso, equilibrado, hecho con carne de vacuno de buena calidad, de preferencia picada, sin nervios o trozos de grasa (aunque es preferible una buena carne molida, que una carne picada de mala calidad); con cebolla de guarda picada en cubos (no fresca ni de verdeo); aliñado con comino, pimienta y ají de color (puede llevar también un poco ají, o incluso merquén, pero lo justo y necesario para que el guisado no se convierta en algo picante); con una aceituna negra entera por empanada (puede ser sin cuesco, pero ojalá no laminada), un trozo de huevo duro y, opcionalmente, pasas de uva; sin aglutinantes, como la maicena, ni agregados de perejil, apio, orégano y otros vegetales o hierbas.

La empanada como conjunto:
Debe tener un aroma deleitoso e invasor donde confluyan, en forma equilibrada, los olores de carne, cebolla, ají, comino y masa horneada. Y un sabor irresistible, gracias a la calidad, armonía y perfecta cocción de sus ingredientes.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*