La banda argentina tributo a Queen, Dios salve a la Reina, vino a Chile celebrando sus 20 años interpretando los éxitos de la banda británica, con una gira que la lleva por 8 ciudades. Y qué mejor que haciéndolo en medio del éxito mundial que ha tenido la recientemente estrenada película Bohemian Rhapsody que retrata la vida de la estrella de Queen, Freddie Mercury,uno de los mejores frontman y cantantes de la historia del Rock.

Dios salve a la Reina ha sido reconocida por la Revista Rolling Stones como la mejor banda tributo a Queen en todo el mundo. Su éxito se ha dado por la voz de Pablo Padin – que tiene un gran parecido físico y vocal con Freddie Mercury – y la forma en que la banda hace sentir al público, como si de verdad estuvieran presenciando un show de Queen. Cada uno de los músicosrepresenta en el escenario, tanto en la vestimenta como en la forma de moverse, a cada miembro de la banda británica. Una cuidada escenografía e iluminación que rememora aquella de los escenarios donde tocó la banda original en las décadas de los ’70 y ‘80, completa la experiencia de Queen en vivo.

En esta ocasión, la banda argentina viene a recrear gran parte del setlist de canciones que Queen tocó en el famoso show grabado el 12 de julio de 1986  en el Estadio de Wembley en Londres, Inglaterra.

Siendo pasadas las 10 de la noche, el Espacio Cenit del Casino Enjoy Santiiago se repleta de fanáticas y fanáticos de todas las edades, incluso niños y adolescentes, ya que la música de Queen trasciende todas las barreras generacionales. El show comienza con One Vision, en donde irrumpe de inmediato el desplante del vocalista, imitando a la perfección los movimientos y vocalización de Mercury. Sin pausas, los músicos argentinos fueron ejecutando uno tras otros los hits de la banda británica, sin dejar nada al azar, incluyendo además el audio de pistas con los efectos y sonidos que caracterizan y complementan las canciones de Queen, con el objeto de emular lo más fielmente posible su sonido original. La experiencia es completa, y la banda cumple con su objetivo: es como estar viendo y escuchando a los originales Queen.

Clásicos como “A kind of magic”, “Under pressure”, “Another one bites the dust”, “Somebody to love”, “I want to break free”, “Radio ga ga”, “Crazy little thing called love”, “Bohemian Rhapsody”, “We will rock you” y “We are the champions”, entre otros, fueron entusiastamente coreados y aplaudidos por el público asistente.

Dios salve a la Reina demostró una vez más su altísimo nivel técnico y de producción, y pudo entregar a los fanáticos chilenos de Queen una noche cargada de talento y magia. Dios salve a la reina, dios salve al rock.

 

 

Compartir
Total
1
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*