Comienza la víspera de Navidad y las calles y vitrinas de Toronto – apodada la pequeña manzana- empiezan a encantar a los turistas. Los faroles de Front Street se visten de rojo, el mercado anual de navidad del Distillery District abre sus puertas, la laguna de Nathan Phillips Square se transforma en una entretenida pista de patinaje, los árboles de navidad iluminan la ciudad… es la época de la alegría y de la esperanza.

Más de 4 millones de turistas visitan Toronto anualmente- la parada obligada para quienes viajan a Canadá- y que en invierno, a pesar de la nieve y el frío, ofrece múltiples panoramas. Uno de los imperdibles es subir la torre CN – la cuarta más alta del mundo- desde la cual se obtiene una vista panorámica de la ciudad. Muy cerca está el Acuario Ripley. parte del grupo de atracciones Ripley, believe it or not! – y donde se pueden apreciar alrededor de 13 mil especies marinas de varios tipos.

Toronto es también un excelente destino de compras, sobre todo en la época de Navidad. Uno de sus lugares íconos es el Hudson Bay, que por estos días encanta con sus iluminadas y decoradas vitrinas. Además está Eaton Center y el refinado Yorkdale Shopping Centre, con marcas de lujo como Holt Renfrew, Burberry, Armani, Salvatore Ferragamo, Jimmy Choo, entre otras.

Los espectáculos están a la orden del día, desde un clásico partido de hockey en el Air Canada Centre a la amplia cartelera teatral del Entertainment District, el epicentro del entretenimiento y hogar del Toronto Film Festival que todos los años se celebra en septiembre.

Toronto es además un excelente destino gastronómico: se trata de una ciudad cosmopolita, por lo que la oferta culinaria es muy amplia, con restaurantes de todo el mundo. Vale la pena visitar los barrios griego, chino e italiano para una muestra de su cocina típica. Algo más distendido es Kensington Market, con comidas al paso – en su mayoría latinas- tiendas vintages y cafeterías. Para una vista insuperable de la ciudad está The One Eighty, en el piso 51 del Manulife Center, ideal para visitar de noche  y  disfrutar de un buen cóctel.

En invierno además todos los años se realiza el Winterlicious, en el cual los restaurantes más refinados de la ciudad ofrecen menús a la hora de almuerzo y de la cena a precios convenientes, y así incentivar la vida gastronómica en una época en que las temperaturas máximas no sobrepasan los -5 grados Celsius.

 

http://www.seetorontonow.com/

 

Compartir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*