En febrero de este año abrió sus puertas Niki, un nuevo bar de sushi nikkei que viene a suplir la carencia de este tipo de cocina en Borderío, cuya demanda antes la satisfacían  lugares como Sakura o Hanzo. Corresponde al nuevo emprendimiento de Gabriel Delano (dueño de La Tabla) y es liderado por el reconocido chef peruano José Ozaki, el mismo detrás de los exitosos Republica Nikkei, Piso 1 y Distrito Nikkei en el Barrio Franklin.

Para darle vida a este local, Ozaki rescató las recetas y la carta que servía en su restaurante Ozaki hace tres años atrás. Se trata de un sushi nikkei de perfil peruano-a diferencia de Piso 1 que es un japones más internacional – y que apunta a un público más joven, el mismo al que Borderío quiere llegar con las recientes aperturas de Krossbar,  Geber y hace un  tiempo ya con el exitoso Bar Monseñor.

El local es pequeño -para 45 personas máximo – y su carta es acotada pero variada, con platos entretenidos, con harta sazón e ideales para compartir. Los protagonistas son los makis o rolls que -aprovechamos de comentar– no llevan queso crema- un ingrediente que por años Ozaki ha tratado de erradicar de la  cocina japonesa que se sirve en Chile o al menos de sus restaurantes ( en Piso 1 de hecho no tienen queso crema). En Niki, puedes agregar este ingrediente por 500 pesos.

Como buen peruano, en su carta también encontrarás platos típicos de esta gastronomía, como el clásico ceviche o el tiradito:  como buen japonés, otras preparaciones calientes clásicas como el Ramen, que está tan de moda por estos días. La coctelería es tradicional (no de autor) y es preparada en el bar de La Tabla, al igual que la cafetería y la repostería. La carta  incluye una buena selección de cervezas japonesas.

Te recomendamos comenzar la experiencia Niki con unos aperitivos como el Champinon Furay($7200) , unos deliciosos y crujientes champiñones rellenos de queso ,pescado y cebollín, con salsa de ostras y teriyaki. O bien con una porción de Wonton criollo ( $6900) , de pollo, criolla, crema de tigre , pure camote y cilantro .

De fondo, el Niki Niku Maki ( $8400) es imperdible: lleva camarón panko, palta, criolla y va cubierto en filete y crema anticuchera flambeada, más chips de papa. O el Tuna Maki ($7900) , un poco más picante y ácido a la vez , preaparado con cebollín tempura, palta y envuelto en atún salseado en crema de tigre , miel de camote, limón y crema de rocoto. Todo tan sabroso que hacen que la salsa de soya sea innecesaria.

Para estos días fríos la Special Ramen ($ 8900) caerá de cajón. La de Niki es realmente deliciosa y reponedora: lleva wakame, carne de cerdo, pasta, huevo y vegetales tempura, sabores que te teletransportan al lejano oriente. Otra deliciosa alternativa para el invierno es el Yakisoba Mar y Tierra ($8500), pasta soba y vegetales salteados en teppanyaki de mariscos, pollo y filete. Suave y crocante a la vez ya que lleva crunchy de garbanzo.

Si bien la carta es acotada, se pretende ampliar según la demanda que tenga el local en estos meses. Ojo, que hay descuentos con tarjetas bancarias y además las mujeres tienen 30% de descuento en almuerzo de lunes a viernes.

Monseñor Escrivá de Balaguer 6400, Vitacura.

 

Compartir
Total
6
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*