Por Carolina Montesinos
El martes pasado estuvimos en la degustación organizada por el movimiento de viñateros independientes MOVI, en el restaurante Lucila del centro cultural Gabriela Mistral GAM.
Con lleno total, los 37 viñateros agrupados en este movimiento, mostraron sus mejores productos ofreciendo precios especiales para la ocasión.
Las asistentes pudimos compartir un plato de ñoquis, siguiendo la costumbre de los 29 de cada mes, y disfrutar de la fresca terraza del Lucila que aunque abarrotada dejaba espacio para tomarse un descanso entre copa y copa.
De los vinos que más nos gustaron fue el ensamblaje de Casa Bauza, un vino que muestra toda la intensidad frutal de las tres variedades de uva que lo componen: Carmenèré, Syrah y Cabernet Sauvignon, y con un gran cuerpo.
Otro ensamblaje que nos gusto fue el de la viña Acróbata con una mezcla de Cabernet Sauvignon y Carmenèré que entra al paladar con las notas del Cabernet pero deja sentir todo el poder del ensamblaje al ser degustado.
Por último terminamos con el Syrah de la viña Starry Night, viña Del Valle del Maipo cercano a Casablanca y que al servirse frío se convierte en un refrescante aperitivo para estas noches de verano, con notas a frambuesa y amargor medio.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*